AGREGAR AL CARRITO Your cart is currently empty.

Mi Carrito

Close
100BOOKS
Posted on
Una de las primeras cosas en las que pensamos, cuando decidimos abrir nuestra tienda on-line de yoga en España, fue cómo hacerlo lo más ético posible. Acabábamos de dejar nuestro trabajo en Londres, nos mudamos a Palma de Mallorca y no queríamos crear un negocio que fuera otra acumulación de Aparigrah. Darle un enfoque ecológico fue algo natural para nosotros porque así es como hacíamos todo en nuestra casa. Sin embargo, pensamos que nuestra tienda de yoga también debía ayudar a las comunidades necesitadas, y así fue como se nos ocurrió la idea de donar el 5% de nuestras ganancias a causas que eran importantes para nosotros. 
El siguiente paso fue buscar las causas que sabíamos que harían un buen uso del dinero y donde cada centavo de la donación realmente iría a la causa. Nuestra amiga Cath Witten y su Proyecto de 100 Libros fue la primera en aparecer en nuestras mentes. Ya habíamos traído sus libros del Reino Unido y visto las cosas increíbles que ella hace, así que para nosotros fue realmente obvio. Para nuestro primer blog, le pedimos a Cath que nos contara más sobre cómo surgió el proyecto y cómo se ha desarrollado hasta hoy. Lee su respuesta a continuación. 
  • Nina y Matija
  •  

     

    En 2015 estábamos viviendo en una pequeña isla en medio del mar. Nuestra isla era parte de la isla de Waigeo Occidental en el archipiélago Raja Ampat, muy al oeste de Papúa Occidental, y las aldeas cercanas estaban extremadamente aisladas. Por este motivo, el sistema educativo tenía carencias. Era difícil encontrar maestros dispuestos a vivir en las condiciones ofrecidas por los pueblos pesqueros pobres, las escuelas se agotaban y los recursos de todo tipo eran muy limitados.

    Quería ayudar y pensé que podría tener algo que ofrecer, así que les pregunté a los maestros qué necesitaban y su respuesta fue inmediata: libros.

    Es muy difícil enseñar a leer y escribir cuando los niños no tienen nada que leer.

    No estaba trabajando en ese momento ni sabía cuándo volvería a trabajar, por lo que no estaba en condiciones de comenzar a comprar grandes cantidades de libros. Decidí, en cambio, pedir ayuda a mis amigos y familiares. Tengo mucha gente en mi vida a la que le apasiona la educación y sabía que si contactaba con mi gente, no pasaría mucho tiempo antes de poder reunir una colección de libros para la escuela.

    Había 80 estudiantes en la primera escuela de la aldea, así que redondeé a 100 y me puse en contacto con mis amigos y colegas en Bali para pedirles que donaran libros. Esa idea inicial comenzó a finales de febrero de 2016. El proyecto #100BOOKS había nacido. 

    School

    A medida que pasaba el tiempo, vi que tenía muchas más personas en mi vida, fuera de Indonesia, que también deseaban contribuir a este proyecto. Comencé a recibir donaciones del Reino Unido y Australia y creé la página de GoFund me para donaciones monetarias. Los libros y el dinero siguieron llegando así que pronto comenzamos una colección de la biblioteca en un segundo pueblo.

    Los maestros comenzaron a solicitar otros artículos, como libros de actividades, murales gráficos, artículos de papelería, por lo que amplié mi campaña para recolectar esto también.

    A fines de ese año, 2016, salimos de Papúa Occidental y nos mudamos a otra pequeña isla pequeña, esta vez a la entrada del Parque Marino de Komodo. Visité una aldea vecina para ver si su escuela, como las escuelas que había visitado en Raja Ampat, necesitaba libros. Así era, pero aprendí que también necesitaban mucho más. Debido a los bajos salarios y las malas condiciones de vida, la aldea estaba teniendo dificultades para mantener a los maestros. Como resultado, el gobierno amenazaba con cerrar la escuela, algo que los aldeanos no querían que sucediera.

    Yo era reacia a dar recursos a una escuela que no tenía a nadie que los cuidara, y estaba devastada por las condiciones de vida que sufría la maestra, así que decidí que antes de poder pensar en comenzar una colección de la biblioteca tenía que ayudarle. Una vez más, me comuniqué con amigos y familiares para ayudarme a construir una casa para ella. Y lo conseguimos. El proyecto fue patrocinado por Atlas Pearls que brindó todo el apoyo logístico y mano de obra cualificada para la construcción así que recaudamos dinero para comprar los materiales de construcción y amueblar la casa.

    Me sorprendió enterarme del mal salario y las condiciones de vida que sufren muchos profesores en la remota Indonesia. Me da vergüenza decir que no lo había pensado mucho hasta que me enfrenté a ello. Ha cambiado mi forma de pensar sobre el apoyo que ofrezco porque sé que para que los niños aprendan bien no solo necesitan recursos, sino también maestros que los guíen. Además de enviar libros a las escuelas, ahora también ofrezco a los maestros paquetes de atención primaria que contienen cosas como toallas y pareos, frutas y verduras enlatadas, té, suministros de primeros auxilios y artículos de higiene.

    100books project kid

    Nunca esperé que este proyecto fuera a llegar más lejos que reunir una pila de libros para una escuela remota de una aldea, pero estoy muy inspirada por todos los que me apoyan, y me encanta cómo ha evolucionado este proyecto y cómo continúa haciéndolo. El proyecto se acerca a su segundo cumpleaños y hasta ahora hemos distribuido 1500 libros a 4 escuelas diferentes que ayudan a cientos de estudiantes y sus maestros. Estoy muy emocionada pensando dónde me llevará este año.


    Para obtener más información sobre el proyecto y cómo puedes contribuir, mira la web. (www.100BOOKSproject.org).

    Cath

    HOLA!

    Welcome to Sea Yogi Palma.

    To be notified about exclusive promotions or new collection items, join our mailing list or let´s stay in touch via Facebook